Traumatología

  • Traumatismos: acelera la cicatrización y la recuperación funcional, disminuye rápidamente la inflamación y el edema
  • Lesiones del aparato osteomuscular: acelera la recuperación y rehabilitación de tejidos,  lesiones ligamentosas, tendinosas, articulares, musculares y óseas, aumentando la efectividad de los tratamientos.
  • Osteomielitis: fomenta la producción de colágeno, así como la inmunidad. Favorece la creación de nuevos vasos y disminuye la inflamación y el dolor.
  • Fracturas óseas: acelera la consolidación.
  • Edema óseo: reduce la inflamación y acelera la regeneración.
  • Pre y postquirúrgico: mejora los resultados de la intervención quirúrgica al acelerar la cicatrización y disminuir el riesgo por infección