Sesión

Antes de cualquier tratamiento de oxigenación hiperbárica es necesaria una supervisión médica, un reconocimiento previo y la receta del tratamiento específico, en el cual se indique número de sesiones, frecuencia, presión del tratamiento, etc.

Una vez que el paciente ha superado el reconocimiento, y ha sido informado de los pasos del tratamiento y de los procedimientos de seguridad, puede comenzarse con el tratamiento en la cámara hiperbárica.

Una sesión de oxigenación hiperbárica tiene tres fases principales:

minutos de Compresión

minutos de Isopresión

minutos de Descompresión

En general, todas las sesiones se desarrollan de la misma forma, variando únicamente en función del paciente (no hay dos organismos que respondan de la misma manera ante estimulaciones semejantes) y el tratamiento que se desea llevar a cabo.

Una vez que el paciente está dentro de la cámara hiperbárica y se empieza a someter el cuerpo al tratamiento, se siente la única manifestación de la presión sobre el organismo, una sensación de presión en los oídos. Esto ocurre porque la presión de oxígeno desplaza el tímpano hacia el interior, lo que da la sensación de tener el “oído tapado”. Para destaparlo, hay diferentes procedimientos:

  • Tragar saliva.
  • Abrir mucho la boca o provocar el bostezo.
  • Taparse la nariz, cerrar la boca e intentar soplar. Como la nariz está tapada, el aire pasará por las trompas de Eustaquio hacia el oído medio desplazando el tímpano hacia fuera. Esta maniobra de Valsalva y suele ser la más efectiva.

Si no se realiza ningún procedimiento, el tímpano se sigue desplazando hacia adentro y puede comenzar a doler.

Durante la compresión, y por un fenómeno físico, se produce un aumento de la temperatura, y por el contrario, al descomprimir, la temperatura baja.

Por último, es importante que antes de introducir al paciente en la cámara se le informe de los elementos que no están permitidos durante el tratamiento:

  • Aceites corporales
  • Pelucas
  • Lociones
  • Ropas sintéticas
  • Objetos metálicos: en caso de entrar con alguno, éste debe ser cubierto con toallas de algodón.
  • Revistas, periódicos, juguetes

Se recomienda que los pacientes se den una ducha sólo con agua caliente para que se abran los poros y la terapia tenga un mayor efecto. Además, debido al efecto antioxidante de la oxigenación hiperbárica, se puede recomendar tomar un zumo de naranja antes o después del tratamiento.

Informar de que el tabaco puede inferir en la eficacia del tratamiento, luego se recomienda dejar de fumar cuando se aproxime la fecha del tratamiento.