Reumatología

  • Artritis: acelera la recuperación funcional, disminuyendo la inflamación
  • Vasculitis: disminuye la inflamación de los vasos sanguíneos
  • Osteoporosis: acelera la regeneración ósea
  • Síndrome de Raynaud: mejora la circulación sanguínea